«Escuelita» el peor naming de la historia

Todo publicitario que se precie conoce la creación léxica de los nombres de una marca y sabe de la importancia del nombrar : técnica de creación denominada como naming (valga la redundancia).

Construir una buena marca cuesta, muchos años, esfuerzo, sangre, sudor y lágrimas.

Mi mente bipolar de publicitaria persona se encuentra confusa . Y no me he vuelto loca por trastorno veraniego (vivir en clima tropical non-stop afecta los niveles de serotonina, vives en una especie de continuo colocón de felicidad extrema, que te hace esbozar sonrisa permanente no en plan hiératico si no en plan Matutano logo).

La controversia viene referida, por el nombre del lugar a donde cada semana me dirijo a dar clase en taxi-barco.  Atravesando el archipiélgo, manglares y diversos puentes llego a la comunidad Ngöbe, en la isla de Bastimentos donde se encuentra “La Escuelita”.

Si escuelita así con diminutivo, diminutivo de escuela. De tamaño pequeño o menor capacidad.

Se que en un principio puede parecer un nombre cariñoso, pero entiendan que todo lo que ocurre entre estas paredes y los campos de alrededor está escrito en mayúsculas y superlativo.

Miles de sonrisas , teras de imaginación, aprendizajes que son juegos y juegos que son aprendizaje, nobleza, intercambio, igualdad, respeto, compañerismo. El tiempo se triplica, las sensaciones son en 3D y HD dolby soundround.

La energía recibida puede cambiar y cambia ecosistemas, actitudes, futuros y vidas.

Por ello desde este mi humilde espacio pido la colaboración a todos los gurús digitales de los diversos, variados y con mucha influencia, para promover de todas todas el cambio del naming de la escuelita, por este que aquí a continuación expongo:

#elpedazodelescuelonquemolamogollon

Creemos un hashtag y compremos Facebook ads, lancemos un campañón de TV de los 400grps semanales. Empapelemos las ciudades con marquesinas, autobuses, mupis y kioskos mil, que corran las impresiones por todos los sites, (incluso los de Antevenio).

Consigamos que esta escuela y sus siempre sonrientes integrantes sigan imaginando y creando un mundo mágico en donde las oportunidades cambian el destino de los sueños.

Muchas gracias por su colaboración queridas luciérnagas y colibríes.

Fuente: El Colibrí y la Luciérnaga